Skip to content

Lucrecia Arana. 150 aniversario

Nos cambiamos de dominio.

Para poder daros un mejor servicio, la Fundación Mariano Benlliure traslada la web a http://marianobenlliure.org

Además de un diseño más actual, hemos incluido nuevas secciones y un mapa interactivo con toda la obra pública de Mariano Benlliure.

Esta web ya no se actualizará y dejará de funcionar dentro de unos meses.

 
LAranaLa cantante tiple-contralto Lucrecia López de Arana nació en Haro, el 23 de noviembre de 1867, y fue una de las mas destacadas intérpretes del género lírico gracias a su admirable voz, potente, brillante y espontánea, su fraseo prefecto y sus grandes condiciones de actriz. De niña amenizaba las reuniones de familiares y amigos cantando jotas, hasta que la familia López Heredia descubrió la calidad y la potencia de su voz, y la apoyo y ayudo economicamente para que pudiera estudiar canto. Debutó en la zarzuela en 1887 siendo aún adolescente y pronto entró a formar parte de la compañía estable del madrileño Teatro de la Zarzuela, en la que fue durante doce años primera tiple absoluta, convirtiéndose en la “tiple de los madrileños”.

Arana Como% 22Carlos% 22% en 22La viejecita% 22Conoció al escultor Mariano Benlliure durante la temporada de verano de 1895 del Teatro Príncipe Alfonso de Madrid, en la que interpretó con extraordinario éxito varias reposiciones del maestro Fernández Caballero, y estreno el 28 de julio su última zarzuela, El domador de leones, en la que, por aclamación del público, repitió el vals del último cuadro. Inmediatamente brotó entre los dos artistas un profundo amor y muy pronto decidieron unir sus vidas definitivamente. El 5 de julio de 1898 nació el que sería su único hijo, José Luis Mariano Benlliure López de Arana (Madrid, 1.898-1981), a cuyo cuidado y educación se entrego Lucrecia con sumo amor y abnegación.
Los mas grandes éxitos de Lucrecia Arana fueron tres zarzuelas de su predilecto compositor, el maestro Fernández Caballero: El dúo de la Africana, La viejecita y Gigantes y cabezudos, que escribió pensando en el característico timbre de voz de su tiple favorita, y en cuyos estrenos compartieron un clamoroso triunfo. Su última actuación fue el 2 de junio de 1907 en el Teatro Real de Madrid, con un nuevo éxito nuevo por su interpretación de Château Margaux, también de Fernández Caballero. “La Arana”, en la cumbre de sus facultades como cantante dejo el teatro, discretamente, para consagrarse a su familia, aunque siguió cantando en funciones benéficas. Falleció de forma repentina el 9 de mayo de 1927.

Premio Lucrecia AranaDespués de la muerte de Lucrecia Arana en 1927, por iniciativa y patrocinio de su hijo se instituyó en el Real Conservatorio de Música y Declamación de Madrid el Premio Nacional de Canto “Lucrecia Arana”, cuya placa con la efigie de la cantante fue modelada por Benlliure.

Mariano Benlliure esculpió varios retratos de su mujer, uno en 1898 en el del la del que representó de medio cuerpo con su hijo de pocas semanas en los brazos, en unicamente vaciaría en escayola y, actualmente, se puede en el Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Lucrecia-Arana_brEl segundo, perteneciente al Museo de Bellas Artes de Valencia, es quizá la muestra de inmensa gratitud del escultor un su mujer, tras su decisión de alejarse de los escenarios para dedicarse a la familia, y un símbolo de la estrechísima unión de la trinidad, término que empleaba Mariano Benlliure para referirse a la unidad familiar que constituía con Lucrecia y el hijo de ambos. Es una composición cincelada en mármol con los retratos de los tres miembros de la familia, dando el protagonismo absoluto a Lucrecia, que luce como única joya un broche con la efigie del escultor en el cuello, tallado y, próximo a su pecho, un delicado relieve con el perfil de su hijo.

Lucrecia AranaEl último es busto póstumo, fechado en 1927, el mismo año de su muerte, del que realizó dos fundiciones en bronce, una para colocar en su tumba en la Sacramental de San Justo de Madrid, desaparecido durante la Guerra Civil, y otro que situó en el jardín frente a la entrada del estudio.

También nos dejo la imagen de Lucrecia Arana inmortalizada como Alegoría de la Historia en el Mausoleo de Práxedes Mateo Sagasta de 1904 en el Panteón de Hombres Ilustres de Madrid, o como Agustina de Aragón en el monumento erigido en 1.908 en Zaragoza; además de numerosos dibujos, apuntes e ingeniosas caricaturas.

Anuncios